De goma, pero balas.

  • Los proyectiles son disparados a más de 720 km/h y tienen un peso de 90 gramos.
  • 7 personas han perdido el ojo en los 3 últimos años sólo en Cataluña como consecuencia de un disparo de estas balas.
  • Aunque son consideradas armas “menos letales” (less-lethal), dos personas han fallecido como consecuencia de un ataque con ellas.

Según un informe recientemente publicado por la asociación “Stop bales de goma“, “la energía cinética es de 7 veces mayor del límite impuesto por el Parlamento Europeo para las armas menos letales“. Aunque el protocolo de actuación exige disparar con una distancia mínima de 50 metros del sujeto, de forma indirecta y calculando la distancia para que el golpe siempre se produzca en las extremidades inferiores, “demasiadas veces el disparo no es ni indirecto, ni en la parte inferior del cuerpo, ni a más de 50 metros”, denuncia el informe.

Para elaborar este documento, la asociación Stop bales de goma se ha basado en diferentes informes médicos. “Los estudios médicos demuestran que los proyectiles de goma pueden causar lesiones graves y en algunos casos incluso  letales”. Las principales lesiones que se producen, según explica este informe, son hemorragias cerebrales, perforaciones pulmonares, perforaciones en los intestinos, así como lesiones en los ojos, testículos y piernas.

Tras analizar algunos de los estudios médicos, el informe concluye que “si golpean la cara o el cráneo, estos proyectiles pueden provocar fracturas de la mandíbula o del cráneo, con el consecuente perjuicio de cerebro o ceguera permanente, mientras que en la caja torácica pueden llevar desde fracturas a las costillas a daños en el corazón, hasta la parada cardíaca”.

Además, la asociación Stop bales de goma incluye en este documento una relación de los tipos de proyectiles de goma más empleados en el mundo. Entre ellos destacan las balas de goma, hechas de caucho o poliuretano y empleadas por los Mossos y también las granadas de 40mm de tipo esponjoso empleadas, al igual que las anteriores por los Mossos d’Esquadra en Cataluña y “constituidas por un proyectil de plástico de alta intensidad, cuya punta está revestida de material esponjoso o gomaespuma, con el fin de atenuar el golpe”.

Principales resultados del informe de SBG. Info: Fco Javier Huete.

En el informe completo se incluye, además una lista en la que se explican, uno por uno, las consecuencias de cada tipo de poryectil, al igual que los casos que se han dado en Cataluña y el resto de España desde 1990.

Algunos casos recientes.

Uno de los últimos casos de víctimas de estas balas es el de Íñigo Cabacas, un joven de 28 años que murió el año pasado tras ser alcanzado por uno de estos proyectiles. La Ertzaintza le disparó durante los disturbios que tuvieron lugar al finalizar un partido de fútbol en Bilbao. La muerte de Íñigo se produjo después de pasar varios días en coma, como consecuencia de un edema cerebral producido por el impacto de una bala de goma en su cabeza. Según explicaba su madre, “tenía lágrimas de sangre en los ojos”.

Un año después de la muerte de este joven salieron a la luz datos reveladores sobre la operación que lo mató. En este audio publicado por el medio vasco Naiz se escucha como el agente encargado del dispositivo que mató a Cabacas ordena a la Ertzaintza que “entren al cellejón con todo lo que tenemos, entren a la herriko”. En la conversación se escucha, además, como un agente dice a la persona al mando que una persona está herida y la respuesta del encargado de la operación sorprende por su pasividad: “se habrá desmayado”.

Otro caso conocido es el de Esther Quintana, la mujer que perdió un ojo en la manifestación del 14N en Barcelona por el disparo de una de estas balas de goma por parte de los Mossos.  Aunque se identificaron a 19 Mossos d’Esquadra que actuaron en la zona en la que Esther Quintana sufrió la agresión que le hizo perder el ojo sólo dos de ellos llegaron a ser imputados y durante el juicio negaron haber disparado balas de goma y aseguraron haber disparado sólo salvas.

Esther Quintana y otras personas que también perdieron un ojo por el disparo de uno de estos proyectiles protagonizaron la campaña “No los rompas” para pedir la prohibición de las balas de goma.

Anuncios

2 pensamientos en “De goma, pero balas.

  1. Pingback: Miles de personas vuelven a rodear el Congreso contra la “Ley Mordaza” | DESPIECES

  2. Pingback: Los cañones de sonido, un nuevo armamento antidisturbios | DESPIECES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s