La odisea de obtener datos en España

España es el único país de Europa con más de un millón de habitantes que no tiene Ley de Transparencia. 93 países en todo el mundo tienen ya una ley que garantice a sus ciudadanos el acceso a la información. Una ley de este tipo es absolutamente necesaria en cualquier país, incluido España. Las ventajas de una Ley de Transparencias son muchas y quienes la defienden argumentan que puede ayudar a mejorar los niveles de corrupción y, además, facilita la vida a los ciudadanos. Desde un punto de vista periodístico, una Ley de Transparencia que garantizase el acceso a los datos de interés público facilitaría la labor periodística y supondría un impulso a nuevas corrientes como el periodismo de datos. El derecho al acceso a la información de los ciudadanos está recogido, además por diversos organismos internacionales como explica Helen Darbishire, de Acces Info Europe:

Vídeo completo.

El silencio administrativo manda en el 54% de la peticiones de información.

Las organizaciones Acces Info Europe y Civio pusieron en marcha una plataforma web (tuderechoasaber.es) para que los ciudadanos pudiesen preguntar a las administraciones públicas que les interesaban. Tras su primer año de vida, esta plataforma publicó un informe en el que hacía un balance de los resultados obtenidos en ese periodo de tiempo. Los datos más llamativos que arroja este documento son el elevado número de peticiones que acaban en silencio administrativo, el 54%, y las escasas peticiones de información que obtuvieron una respuesta satisfactoria.

Según explicaban en el informe, “el silencio administrativo manda en el 54% de las peticiones de información registradas durante 2012 en la web tuderechoasaber.es”, “de hecho, sólo 75 de las 567 preguntas válidas recibieron una respuesta satisfactoria.”

El silencio administrativo es mayor a nivel local. “En las peticiones a entidades locales, el porccentaje de no-respuestas es del 70,15%”, según datos del informe de tuderechoasaber.es. Y en cuanto a partidos políticos, “a excepción de UPyD, ningún partido responde a las preguntas y peticiones de los ciudadanos”.

Una excepción deberían ser las peticiones relacionadas con el tema de medio ambiente, que cuenta con una régimen de acceso a la información propio, sin embargo, “incluso entre las peticiones relacionadas con materias medioambientales (…) el porcentaje de silencio administrativo es del 58,14%”, superando incluso a la media.

Aunque Civio y Access Info Europe advierten de que “los estándares internacionales de transparencia desaconsejan el uso de formularios”, en su informe tuderechoasaber.es de 2012 explican que este es uno de los motivos por el que muchas peticiones no son contestadas satisfactoriamente, porque las administraciones te responden haciendo al ciudadano rellenar un formulario. El informe denuncia que “se aprovecha estos formularios para exigir al solicitante información de carácter personal que no es relevante para la gestión de una petición de información”.

Como demuestra este informe, los datos son difíciles de conseguir en España, pero no imposible. A veces se pueden conseguir ciertos datos que, sin embargo, suelen presentar problemas a la hora de trabajar con ellos. Esto es lo que ocurrió cuando se publicaron las declaraciones de patrimonio de senadores y diputados. David Cabo explica el problema en el siguiente vídeo.

Vídeo completo

Por otra parte, el trabajo con los datos y el periodismo de datos, en general, es, como explicaba Mar Cabra, una disciplina complicada.

Vídeo completo

A pesar de las dificultades que supone el continuo rechazo de la mayoría de administraciones a abrir sus datos y permitir un mayor control por parte de los ciudadanos, el periodismo de datos está teniendo un enorme desarrollo en nuestro país en estos últimos años. Para poder hacer trabajos periodísticos incluidos en este campo, los periodistas han utilizado técnicas diferentes. En el caso de la campaña #AdoptaUnDiputado, de la que hablaba David Cabo, los ciudadanos pasaron los datos del archivo pdf a un formato reutilizable manualmente.

En otros casos algunas de las alternativas para obtener los datos han sido utilizar datos que todos los medios reproducen sin saber muy bien lo que están contando y presentarlos de forma muy cómoda para el lector, como hace porcentual.es, de quienes ya hablamos en DESPIECES; o gracias a filtraciones, como en el caso de Offshore Leaks, un proyecto del International Consortium of Investigative Journalism del que en España destacó una información sobre la baronesa Thyssen, ya que el informe desvelaba que utilizaba empresas en paraísos fiscales para la compraventa de obras de arte.

Una tercera opción para conseguir datos es hacerlo directamente de las Administraciones. Si bien es cierto que, como demuestra el informe de tuderechoasaber.es del que hemos hablado antes, esto es muy difícil, no es imposible. Encontramos algunos proyectos que han utilizado bases de datos publicadas por las administraciones públicas para llevar a cabo trabajos de periodismo de datos. Un ejemplo es este reportaje de Jesús Escudero y Paula Guisado publicado en Más Investigación sobre las ocupaciones económicas en la costa cántabra. Para conseguir los datos a partir de los que se realizó el reportaje, los periodistas utilizaron un documento publicado por la CC.AA. de Cantabria. Se encontraron con el problema (muy común en estos casos) de que el documento estaba en formato pdf y el acceso al mismo documento en formato reutilizable les fue denegado. Este es un grave problema para el periodismo de datos que las administraciones deberían solucionar.

Para comprobar la dificultad que cualquier periodista o ciudadano encontraría al intentar trabajar con datos en bruto nos hemos puesto en contacto con diferentes ayuntamientos en busca de los presupuestos municipales en formato accesible. En la web de los diferentes consistorios ha sido sencillo encontrar el documento en formato pdf, pero no estaba publicado en formato accesible. Al contactar por vía telefónica hemos podido corroborar la veracidad de los datos incluidos en el informe con el que abríamos esta entrada, aunque se han dado diferentes casos.

El primero de ellos ha sido especialmente absurdo, ya que para conseguir un documento electrónico, nos comentaban que era necesario hacer una petición por escrito (analógico). Esto nos pasaba en el Ayuntamiento de Sevilla.

Y eso ocurre cuando llamas a un ayuntamiento de una ciudad importante. Si lo intentas en el de una más pequeña puedes acabar hablando con todo el personal del consistorio sin que te den una respuesta clara. Es lo que nos pasó cuando hablamos por teléfono con el Ayuntamineto de Dos Hermanas (Sevilla). Algo parecido sucedió en nuestra conversación con el Ayuntamiento de Alcorcón (Madrid), aunque, al menos, el no que nos acabaron dando fue bastante rotundo.

También nos hemos encontrado con la problemática del formulario de la que habla el informe 2012 de tuderechoasaber.es. Nos ocurrió al llamar al Ayuntamiento de Madrid, desde donde, tras no haber comprendido muy bien lo que preguntábamos, nos invitaron a hacer una petición por escrito a través de un formulario disponible en la web del Ayuntamiento.

Anuncios

2 pensamientos en “La odisea de obtener datos en España

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Stat4you: para no perderse entre miles de datos | DESPIECES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s